El fluir de la vida en las charcas de marea

  /  NATURALEZA   /  El fluir de la vida en las charcas de marea

El fluir de la vida en las charcas de marea

Litoral rocoso en la cara este de la isla de Ons en una zona expuesta protegida, en Canexol donde abundan las charcas intermareales.

Las charcas de marea son pequeños espacios que quedan llenos de agua durante la marea baja, donde se desarrollan muchas algas y animales marinos. Es la zona de oscilación de las mareas, la que cubre la marea alta y queda descubierta al llegar la bajamar. Son un auténtico refugio de vida. Aun así no es fácil, hay que adaptarse.

En esta zona intermareal los seres vivos sufren adaptaciones muy específicas, sujetándose a las rocas o aprovechando grietas. Es por eso que muchos están dotados de órganos de sujeción y cubiertas fuertes o cuerpos flexibles fijados al substrato rocoso.

Así, la vida en este medio está muy influenciada por este periódico ascenso y descenso del nivel del mar, lo que implica que durante un prolongado período de tiempo gran parte de los fondos submarinos queden descubiertos. Sus habitantes tienen que desarrollar estas estrategias para tratar de solventar estas dificultades.

En Galicia el promedio de la variación de las mareas consigue los 4 m.

Estos reducidos espacios albergan por lo tanto una gran variedad de formas de vida…algas pardas, verdes o rojas e incrustantes. Y por supuesto animales marinos como mejillones, actinias, bellotas de mar, peonzas, camarones, alevínes y pequeños peces. Son un ejemplo de adaptación al medio.

En la imagen destacada observamos principalmente tomate de de mar, anémonas, bellotas de mar, peonzas y mejillones.

En las imágenes submarinas podemos apreciar algas pardas como pelvetia canaliculata, lechuga de mar o berza marina, fijadas al sustrato rocoso. También animales marinos como peonzas, bellotas de mar, camarones, alevines y pequeños peces.

Imagen destacada:

Suso Framil

Vídeo:

Suso Framil

Share This